Junto con la gran inmigración de finales del siglo XIX, comienzan en Buenos Aires los problemas de la demanda de vivienda. Viejas casas individuales de patios se iban convirtiendo poco a poco en colectivas.
La importancia de esta obra reside en la representatividad como modelo típico de la ciudad, así como en la flexibilidad con que se adaptó a diversos programas, la escala que fijó para el barrio y la generación de una imagen que define, como en este caso, el perfil del Pasaje San Lorenzo.

Año: 1900
Autores:
Arq. Desconocido
Dirección:
Pasaje San Lorenzo 317/319