*** Un sueño inconcluso ***

Otro de los tantos mitos de la ciudad es el inconcluso edificio de la Facultad de Ingeniería, uno de los símbolos del barrio Recoleta.

El edificio de la Facultad de Ingeniería, también conocido como la Catedral, ocupa media manzana entre la avenida Las Heras y las calles Pacheco de Melo, Azcuénaga y Cantilo, en Recoleta.

Facultad de Ingeniería, barrio Recoleta, Buenos Aires

La piedra fundamental se colocó en 1912 proyectado por el Ingeniero y arquitecto Arturo Prins con la colaboración de los arquitectos Francisco Gianotti y Mario Palanti.
Desde su concepción esta construcción sufrió sucesivas reformas. Debido al alto costo de la construcción, las autoridades de la Universidad y Prins acordaron su realización a medida que se consiguieran los fondos. Motivos internos y externos obligaron a detener reiteradamente la construcción.

Sin embargo, los problemas presupuestarios no cesaron y no se pudo realizar el revestimiento interior ni exterior y menos aún la torre principal. Continuaron lentamente las obras hasta 1938, fecha en que se evaluó la conveniencia de terminar la construcción frente a los altos costos y las nuevas necesidades.

En 1939 se sanciona la ley 12578, donde se autoriza la inversión destinada a la construcción de un nuevo edificio para la Facultad de Derecho. Antes de que se aprobara esta nueva construcción ya habían comenzado a circular rumores sobre posibles errores de cálculos. La sanción de la ley y la muerte del Ing. Prins en el mismo año imposibilitaron la conclusión del edificio.

Prins realizó edificios de significativo carácter como el Banco Nación (Av. Santa Fe y Azcuénaga), la refacción de la iglesia de San Nicolás de Bari, el Edificio Menendez Behety y del Archivo General de la Nación. También es autor de los palacetes de Manuel Quintana y de Norberto Quirno Costa.

Obras del autor