La historia del Palacio Pereda refleja buena parte del proceso de acumulación de belleza protagonizado por dos generaciones de argentinos.
Para cuando Celedonio y su mujer María Girado decidieron construir el palacio en la primera cuadra de la avenida Alvear, en 1920, ya eran cabezas de una familia abundante.
Construido para residencia particular según planos del Arq. Louis Martin, posteriormente reemplazado por el Arq. Julio Dormal.
El edificio se desarrolla en tres plantas y mansarda.
En 1944 el edificio fue adquirido para Embajada de Brasil y residencia de los Embajadores.

Año: 1919-1936
Autores:
Arq. Luis Martin
Arq. Julio Dormal
Dirección:
Arroyo 1130