En 1910 el palacio es encomendado al arquitecto René Sergent por don Matías Errázuriz, encargado de negocios de la Embajada de Chile en Buenos Aires, y su mujer doña Josefina de Alvear.
Para desarorollar la fachada, Sergent se inspiró en la arquitectura de Jacques Ange Gabriel. Al mismo tiempo que se ejecutaba este proyecto construía en París, el hotel particulier del Conde de Camondo, encargando el diseño de los jardines de ambos al paisajista Duchène. En cuanto a la decoración interior, estuvo a cargo de diversos especialistas.
La residencia de los Errázuriz fue cita obligada de viajeros ilustres. En sus salones dictaron conferencias García Lorca y Blasco Ibáñez y Arthur Rubinstein ofreció un concierto, mientras que la Pavlova bailó La Muerte del Cisne en el escenario natural del estanque. La familia vivió en el palacio hasta 1937, año que fue adquirido por el Gobierno de la Nación para destinarlo a su actual función.

Año:1916
Autores:
Arq. René Sergent
Arq. Eduardo Lanús
Arq. Pablo Hary
Dirección:
Av. Del Libertador 1850