El Museo Fernández Blanco atesora un magnífico acervo de arte colonial y republicano, siendo internacionalmente celébre por su deslumbrante colección de platería de dichos períodos, la más importante de Sudamerica en posesión de una institución pública.
Su autor, el gran arquitecto Martín Noel, fué el principal propulsor de la corriente neocolonial, de la cual esta casa-palacio contituye un notable paradigma.
Cabe destacar que la obra no escapa al sino ecléctico de la época, reuniendo con magistral armonía elementos estilísticos provenientes de diversas vertientes regionales del Barroco Americano y español.
El edificio se encuentra exento, rodeado por jardines. El carácter hispánico se impone en el gran muro blanco que reemplaza a la reja, cerrando las visuales a la calle, así como en la adscripción estilística de fachadas e interiores.
Esta arquitectura propone un estilo nacional a partir de la reelaboración de los códigos estéticos altoperuanos de los siglos XVII y XVIII, en los que el autor reconocía el prototipo de la fusión y síntesis americanas. Exteriormente el conjunto abreva tanto en dicha tradición, al concentrar la ornamentación en los vanos, como en el pabellón central exhibe una ecléctica mixtura de lenguajes en los que diversos elementos de origen colonial se acoplan armónicamente al Neoplateresco español.
En 1936 fué adquirida la residencia por la Municipalidad para ser destinada a Museo de Arte Colonial.

Año: 1920/1922
Autores:
Arq. Noel, Martín
Dirección:
Suipcha 1422