Con una imagen tranquila y sobria, se completa el entorno urbano de la Plaza San Martín ya caracterizado desde principios de siglo. El terreno en esquina, además de la ubicación privilegiada, tiene un frente de 120 metros sobre la plaza.
El edificio se construye entre medianeras con una planta en L y dos núcleos circulatorios verticales que se ubican el los extremos generando un patio interno de 20m x 60m, en el centro de la manzana.
Cada fachada tiene una altura diferente que surge de igualarse a sus linderos y la esquina se plantea sin ochava; la solución elegida para resolver la seguridad contra incendios determinó el lenguaje de las mismas: los aleros horizontales forman balcones corridos que permiten acceder a las escalera situada en la medianera, funcionando al mismo tiempo como protección solar.

Año: 1987/1989
Autores:
Arq. Alvarez, Mario Roberto
Arq. Lanuzzi
Arq. Colombo
Dirección:
Arenales 707