MONSERRAT

Este barrio tuvo el orgullo de ser el escenario de la fundación de la Trinidad, la actual Buenos Aires, el 11 de junio de 1580. La vida del barrio se inició en el comienzo del nacimiento de la Ciudad.

Montserrat pasó a ser tal a partir de la creación de la Hermandad de Nuestra Señora de Montserrat, en 1755. En un terreno de la Hermandad, ubicado en la manzana de Belgrano, Lima, Moreno y Salta, se decidió construir la iglesia. El arquitecto italiano Antonio Masella llevó a cabo la obra. Las iglesias habituales en ese entonces eran Santo Domingo, San Francisco, San Ignacio, La Catedral y la Merced.

Este barrio aloja a la plaza más importante de la Argentina, La Plaza de Mayo. Antiguamente eran dos plazas unidas por una recova que fue derrumbada por el primer intendente de los porteños, Torcuato de Alvear. Éste abrirá un tajo gigantesco para dotar a la ciudad de su primer boulevard. La avenida de Mayo se convirtió en un paso obligado para Buenos Aires, sobre el que abriron sus puertas los hoteles más elegantes, los grandes teatros, los cafés a la moda. Es la vía simbólica que recorren los presidentes de la República después de tomar posesión de su cargo, el sitio para el placer o los negocios, etc.

La arquitectura acompañará los sucesos de nuestro país desde la altura majestuosa de las cúpulas que adornan a la avenida.

Las diferentes obras arquitectónicas que podemos encontrar en Montserrat le dan al barrio un particular atractivo.